Cirugía Cardiaca en Adultos

Dr. Humberto Jorge Martínez Hernández
Cirujano Cardiotorácico y Cardiovascular.
Médico Adscrito al Servicio de Cirugía de Adultos del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”.

La Cirugía Cardiaca en Adultos ha sufrido enormes avances en los últimos años convirtiéndose en una forma de tratamiento innovador, seguro y con grandes beneficios para los pacientes que tienen cardiopatías adquiridas en la edad adulta.

Estos tipos de tratamientos han tenido una historia larga y en algunas ocasiones difícil para lograr esta evolución. Desde sus primeros intentos con muy malos resultados al no tener conocimientos adecuados de la fisiología de la caja torácica y del corazón, hasta sus inicios formales en 1893 con Ludwig Rehn, que en el intento de rescatar a un paciente que no tenía otra opción para salvarse, suturó directamente el corazón, el advenimiento de la tecnología de la máquina de corazón pulmón creada por John Gibbon, hasta el desarrollo de las múltiples estrategias de manejo, técnicas quirúrgicas, de terapia intensiva, y de desarrollo tecnológico. Hemos llegado a realizar una cirugía de alta complejidad y super especializada con resultados de excelencia no solo en contener y aliviar la cardiopatía en si, si no, además lograr una recuperación mucho más rápida y una inserción a la vida cotidiana del enfermo mucho más temprana.

Los procedimientos quirúrgicos fueron los únicos tratamientos posibles para algunas enfermedades cardiacas, como los son las enfermedades coronarias o valvulares (desde los 60´s hasta finales de los 90´s), al no tener otra forma de tratarlas adecuadamente con estrategias médicas o de otra índole. Este es el período al cual se le llamo la “época de oro” de la cirugía cardiaca, ya que no había otra forma de solucionar el problema cardiológico de los enfermos; en esta época se comenzaron a desarrollar todas las técnicas quirúrgicas que actualmente utilizamos, pero estas se encontraban en sus primeras etapas, por lo que los resultados no eran tan buenos y la recuperación de los pacientes era difícil con grandes costos físicos, psicológicos y económicos para los enfermos.

Con la llegada de otras opciones terapéuticas, la cirugía cardiaca ha tenido que evolucionar y ha ganado un nuevo impulso para poder ofrecer a los enfermos que la necesitan, un mejor resultado, con menores complicaciones, una menor agresión operatoria y una recuperación mucho más sencilla al tener la posibilidad de reinsertar al enfermo a su vida productiva mucho más tempranamente. Por lo que a pesar, de que ya no es el único tratamiento existente, en la actualidad se ha convertido en el tratamiento de elección para muchas enfermedades del corazón, con indicaciones para su aplicación muy precisas en la búsqueda de la excelencia en el manejo de estas cardiopatías.

Este constante desarrollo ha sido gracias a cirujanos, cardiólogos, investigadores, fisiólogos, ingenieros biomédicos; gente con especialidades médicas y no médicas, que nos han llevado a poder realizar cirugías cardiacas muy seguras con menos complicaciones, al disminuir los efectos colaterales que produce la bomba corazón-pulmón, y en algunos casos, al desaparecer la necesidad de utilizarla, el uso de pequeñas ventanas en el tórax para acceder a diferentes estructuras cardiacas para no tener que fracturar el esternón, el uso de guías, catéteres, mini cámaras, robots, etc., todo con el fin de hacer menos invasiva una cirugía que en esencia lo es.

Todas estas estrategias están diseñadas para que al enfermo que se le dice que tiene la necesidad de ser sometido a una cirugía cardiaca para reparar alguna zona de su corazón, y que naturalmente tiene miedo al pensar que su vida esta acabada y que la posibilidad de salir adelante después de la cirugía es baja o casi nula, podamos ofrecerle procedimientos menos invasivos, más seguros y cómodos, con una alta posibilidad de ser reparados adecuadamente con muy buenos resultados a corto, mediano y largo plazo.

Para lograr estos resultados es importante cambiar la creencia de que estos pacientes deben de ser llevados a operarse en las ultimas fases de sus cardiopatías, cuando el enfermo esta ya en muy malas condiciones físicas y psicológicas, con alteraciones anatómicas y patofisiológicas muy comprometidas, por lo que los resultados del tratamiento serán inciertos o malos.

Nada más alejado de la realidad, la cardiología moderna ha encontrado que si los pacientes son sometidos a procedimientos quirúrgicos en el momento adecuado (mucho más temprano de lo que antes se hacía), siguiendo directrices muy bien definidas, los resultados para estos enfermos son extremadamente buenos con la posibilidad de poderse realizar técnicas en donde se reparan las válvulas nativas de los pacientes, o en el caso de no poder hacerlo por estar muy comprometidas anatómicamente, poder ofrecer una cirugía menos invasiva, con amplias posibilidades de éxito y una recuperación de excelencia.

Este es el nuevo panorama de la cirugía cardiaca, en el que se han tomado todos los avances tecnológicos y de técnicas quirúrgicas, para poder diseñar una cirugía más resolutiva, conservadora y beneficiosa para el enfermo, con una disminución del riesgo quirúrgico, de sus complicaciones, y de una menor agresividad para el enfermo.

5 Responses

  1. Buen día tengo un familiar que no tiene recursos y requiere una operación para colocar un marca pasos, actualmente esta hospitalizado pero no tenemos el recurso para operarlo. En esta fundación puedo tener algún tipo de ayuda?
    Quiero ayudar a mi familiar, espero poder ser escuchada.
    Sin mas por el momento quedo a espera de su ayuda.
    Abigail Mendoza
    Email:abigailmendoza8020@gmail.com
    Cel 5542569308
    Gracias de antemano por su apoyo.

Responder a porn pics Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *