Al Ritmo de las Arritmias Cardiacas

Supervisión de contenido Doctor Enrique López Mora
Artículo escrito por el Médico Internista Juan Miguel Guerrero Hernández

Una de las alteraciones más comunes en los pacientes con enfermedades cardiovasculares son las arritmias cardíacas. El corazón cuenta con un sistema de conducción eléctrica que transmite un estímulo eléctrico de forma eficaz a lo largo de todo el corazón. De hecho ¿sabías que el corazón cuenta con un marcapaso biológico propio? Este marcapaso, llamado nodo sinusal, existe para mantener al corazón latiendo a lo largo de nuestra vida y lo hace de una manera rítmica a una frecuencia cardiaca entre 60-100 latidos por minuto.

Existen situaciones que pueden elevar la frecuencia de disparo de este marcapaso biológico, como la fiebre, el dolor, etc.

Cuando existe una alteración que afecte al sistema de conducción e impida que este funcione de manera adecuada, se produce una arritmia. Las arritmias pueden dividirse en taquiarritmias (arritmias rápidas) y bradiarritmias (arritmias lentas).

Las taquiarritmias por lo general presentan como síntoma principal las palpitaciones, las cuales pueden acompañarse de falta de aire, náusea, dolor torácico e incluso síncope (el cual se define como una pérdida transitoria del estado de consciencia). Pueden afectar tanto a jóvenes como a adultos. En jóvenes la principal causa de taquiarritmias son problemas en los circuitos de conducción eléctrica del corazón que conllevan a aumentar la frecuencia cardiaca a niveles tan altos como 150–180 latidos por minuto. En adultos de mayor edad, la causa más frecuente de estas arritmias son la enfermedad arterial coronaria y la insuficiencia cardíaca.

Las bradiarritmias presentan como síntoma principal la lipotimia (sensación de desvanecimiento), síncope (pérdida transitoria del estado de alerta) y la fatiga. La clase de arritmia más frecuente en esta clase es el bloqueo cardíaco, en donde no se puede transmitir de manera adecuada el estímulo eléctrico a través del sistema de conducción cardiaco en ocasiones por falla del marcapaso biológico cardíaco. La frecuencia cardíaca puede llegar a ser tan baja como 30–50 latidos por minuto. Son esta clase de arritmias las que más frecuentemente necesitan la implantación de un marcapaso definitivo.

Es importante que si tienes palpitaciones o episodios de pérdida transitoria del estado de conciencia, acudas inmediatamente a consulta con tu cardiólogo ya que se debe descartar que padezcas una arritmia cardiaca.

corazón ritmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *