LA FRECUENCIA CARDÍACA Y LA SALUD DE TU CORAZÓN

Supervisión de contenido Doctor Enrique López Mora
Artículo escrito por el Médico Internista Juan Miguel Guerrero Hernández

El estudio de la cardiología cada vez más busca encontrar nuevas maneras de predecir el riesgo cardiovascular para disminuir la probabilidad de padecer una complicación como el infarto miocárdico. Se ha descubierto que factores como el colesterol, triglicéridos y la obesidad aumentan el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular.

Los últimos años, los estudios se han centrado en buscar la manera de vivir una vida mucho más sana promoviendo la actividad física y la buena alimentación. Esto ha llevado a concentrarnos en la frecuencia cardíaca, la cual refleja la fortaleza del corazón, así como la demanda metabólica del cuerpo. Se ha encontrado que la frecuencia cardíaca nos da una idea de nuestra salud general.

¿QUÉ ES LA FRECUENCIA CARDÍACA?
Es el número de veces que nuestro corazón late en un minuto. Cuando esta es de al menos 90 latidos por minuto se conoce como taquicardia (según la escuela mexicana) y cuando es menor de 60 latidos por minuto se conoce como bradicardia. Existen escenarios en donde la bradicardia es completamente normal, sobre todo en corazones entrenados que pertenecen a los atletas, en quienes el corazón puede latir con mayor fuerza y no necesita latir tantas veces para satisfacer las demandas metabólicas del cuerpo.

¿DE QUÉ DEPENDE LA FRECUENCIA CARDÍACA?
Depende de varios factores como el tipo de cuerpo, la edad, el nivel de actividad física, etc. Es por esto que la frecuencia cardíaca varia mucho de persona en persona. Incluso, la frecuencia cardíaca varía dependiendo de la hora del día, siendo mayor por las mañanas y disminuyendo por las noches, sobre todo al momento de dormir.

¿CUÁL ES LA RELACIÓN DE LA FRECUENCIA CARDÍACA Y LA SALUD EN GENERAL?
Existen estudios en donde se ha observado que tener una frecuencia cardíaca mayor o igual a 80 latidos por minuto se asocia a una mayor probabilidad de muerte o a una menor sobrevida los próximos años. Esto se explica debido a que esto refleja un corazón con más trabajo y con menos fortaleza para latir. Se ha encontrado además que el aumento progresivo de la frecuencia cardíaca a lo largo de los años (por ejemplo, iniciar con 70 latidos por minuto en reposo y a los 5 años tener 85 latidos por minuto en reposo) también se asocia a un peor estado de salud en general, así como una mayor probabilidad de muerte o menor sobrevida los siguientes años. Este comportamiento de la frecuencia cardíaca nos avisa que algo anda mal con nuestra salud, por lo que es importante buscar una valoración médica y arreglar lo que hay que arreglar. Además, nos está diciendo que la probabilidad de tener una complicación cardiovascular es alta los siguientes años.

¿CÓMO PUEDO MEJORAR MI FRECUENCIA CARDÍACA EN REPOSO?
Lo primero es teniendo un estilo de vida saludable. Ya sabes, haciendo al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado todos los días y alimentándote sanamente. Además, es importante que acudas a valoración con un médico para que busques intencionadamente alguna enfermedad como hipertensión arterial y diabetes mellitus de la que no te habías dado cuenta. Te recomendamos además acudir con un nutriólogo para un asesoramiento nutricional profesional.

REFERENCIAS

  • Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine Single Volume, 11th Edition.
  • JAMA Cardiol. 2018;3(3):200-206.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *