LA AUTOMEDICACIÓN EN LAS ENFERMEDADES DEL CORAZÓN

Supervisión de contenido Doctor Enrique López Mora
Artículo escrito por el Médico Internista Juan Miguel Guerrero Hernández

Las enfermedades del corazón son de las que más cantidad de medicamentos necesitan. Cada medicamento está específicamente pensado para ayudar al corazón de una manera única. En México, es muy común que las personas tomen medicamentos que no necesitan solo porque algún conocido se los recomendó, como los medicamentos para la presión arterial o la aspirina.

LA AUTOMEDICACIÓN EN MÉXICO
Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, la automedicación representa un 15% del consumo de medicamentos en México. Esta es una cifra alarmante, ya que muchas personas podrían estar en riesgo de tomar un medicamento que no necesitan y lo que es peor, que puede hacerles daño. De acuerdo con una encuesta de la Universidad del Valle de México, hasta el 78% de los mexicanos recurre a la automedicación.

MEDICAMENTOS MÁS FRECUENTES COMO AUTOMEDICACIÓN EN MÉXICO
Los medicamentos que más se usan como automedicación en México son los medicamentos para la presión arterial y la aspirina. Hablando primero de los medicamentos para la presión, existen diferentes tipos que actúan de diferente manera en el cuerpo para disminuir la presión arterial. Es por esto que el médico debe ser quien tome la decisión de dar el medicamento correcto al paciente correcto. En algunas personas predispuestas, por ejemplo que tengan algún problema del riñón, los medicamentos para la presión pueden empeorar su salud renal. En personas de avanzada edad, ciertos medicamentos para la presión arterial pueden ocasionarles desmayos y una caída que puede causar una fractura, por ejemplo, la fractura de cadera en las mujeres de edad avanzada.

¿LA ASPIRINA AYUDA A PREVENIR EL INFARTO?
Otro medicamento que se toma muy frecuentemente en México como ¨prevención¨ de infarto es la aspirina. Desde hace muchos años se tiene la creencia de que tomar una aspirina diario evitará que ocurra un infarto. En realidad, esto no es así. Existen muchos estudios que han demostrado que, en personas que tienen bajo riesgo de padecer un infarto, la aspirina no les va a ayudar a prevenir un infarto, pero si aumentará su riesgo de sangrar, ya que la aspirina actúa como un anticoagulante en la sangre para evitar que se forme un coágulo que pueda tapar una arteria del corazón. La aspirina se usa como prevención de infarto sobre todo en personas que ya tienen DIAGNOSTICADA enfermedad de las arterias coronarias, como aquellas que ya presentaron un infarto o en quienes se les puso un stent en un cateterismo cardíaco. Se ha demostrado que en estas personas, el beneficio de la aspirina es mayor.

En conclusión, todos los medicamentos que se usan en cardiología son muy específicos y si no se usan con la prescripción de un médico, pueden ocasionarnos más daño que un bien. La automedicación no es un juego ni algo que se deba tomar a la ligera. Los medicamentos que más frecuentemente se usan en la automedicación son los antihipertensivos y la aspirina. Si una persona toma antihipertensivos cuando no los necesita, como por ejemplo cuando le duele la cabeza y cree que es la presión arterial, esto puede ocasionarle efectos secundarios graves. La aspirina ayuda a prevenir un infarto sobre todo en pacientes que tienen enfermedad coronaria, de otro modo, en personas de bajo riesgo, puede ocasionar sangrados tan importantes como un derrame cerebral. Di no a la automedicación y si al uso responsable de los medicamentos.

REFERENCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *